Dificultades específicas en el aprendizaje del cálculo, es decir, un bajo rendimiento en el cálculo operatorio de adición, sustracción, multiplicación y división, y en ocasiones en la compresión de problemas verbales aritméticos, interfiriendo en el rendimiento académico con un retraso en el cálculo aritmético de al menos dos desviaciones típicas o bien que presente un percentil 25 o menos a éste en pruebas estandarizadas, resistente a la intervención.